Jueves, 09 Noviembre 2017 10:57

Gente sin nacionalidad: ¡Cuando la palabra hogar es un sueño prohibido!

Un nuevo reporte de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), señala que la discriminación,  exclusión y persecución son las principales amenazas que enfrentan la mayoría de las minorías apá- tridas del mundo y por tanto, hace un llamado urgente a tomar acción para asegurar derechos de nacionalidad para todos. En este sentido, no debemos olvidar que los derechos humanos son parte esencial de los #GlobalGoals de la ONU. Para algunas víctimas de este limbo jurídico está llegando la calma luego de una larga tempestad. Julieta Simenya Nangulomba, es una de varias personas del grupo Makonde que están recibiendo sus documentos de identidad y la ciudadanía de Kenia luego de largos años viviendo como apátridas. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados,  Filippo Grandi, ha indicado que “la gente apátrida solo está buscando los mismos derechos básicos que todos los ciudadanos disfrutan. Sin embargo, estas minorías apátridas, como Rohingya, frecuentemente sufren de una discriminación atrincherada y una negación sistemá- tica de sus derechos”. El reporte “Este es nuestro hogar: las minorías apátridas y su búsqueda de la ciudadanía” ha sido publicado en ocasión del tercer aniversario de la campaña de ACNUR #IBelong (#YoPertenezco) para eliminar este flagelo. Con la adquisición de la nacionalidad, millones de indocumentados podrán tener un sentido de pertenencia “formal” del lugar que ellos llaman hogar. El 75% de las personas que no tienen nacionalidad reconocida en el mundo pertenece a grupos minoritarios o son refugiados. Entre los países que encabezan la lista de naciones con mayor cantidad de indocumentados está Tailandia, Irak, Costa de Marfil, Kuwait, Myanmar y la República Dominicana. En el caso de la República Dominicana, un gran desafío es que la nacionalidad dominicana no se adquiere por el principio del “jus soli”, por tanto, los niños nacidos de padres extranjeros no la adquieren de inmediato. Un revés importante fue la sentencia del Tribunal Constitucional TC 168-13, que despojaba de la nacionalidad a los dominicanos de origen extranjero, en su mayoría de procedencia haitiana. Un gran paso fue el dado por el gobierno dominicano para proveer documentación a través del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros. 

TELESUR

Visto 18 veces
Templates by BIGtheme NET