Miércoles, 13 Septiembre 2017 01:13

¿Por qué estudiar la historia?

Recientemente ha cobrado vigencia una polémica que no es nueva ¿Por qué estudiar la Historia? Desde líderes mundiales (Barack Hussein Obama) hasta algunos de nuestros vecinos, compañeros de trabajo o familiares argumentan que “el pasado debe dejarse atrás y mirar hacia delante”. Como docente especialista en historia e integrante de la Red de Historia Memoria y Patrimonio Capítulo Barinas (es obvio que no comparto esa opinión), quiero permitirme argumentar la imperiosa necesidad de su estudio:

1. Permite una mejor comprensión del presente de la sociedad, sin duda el estudio de nuestro pasado histórico, es el método más eficaz para explicar la estructura de la sociedad actual.

2. Desarrolla un profundo sentido crítico, en la medida que la historia nos facilita un marco de referencia donde situar los problemas sociales, explicando sus causas próximas y lejanas (inmediatas y estructurales), de los hechos, desarrollando así una plena conciencia ciudadana.

3. Aproxima al estudiante a la metodología de la investigación científica, a través del empleo de fuentes, el uso crítico de la información y la formulación de hipótesis. Tarea que desarrolla todo historiador, y que puede ser simulada en el aula hasta cierto punto.

4. Desarrolla en el estudiante un sentido de identidad nacional y cultural, procurando consolidar una concepción adecuada de nación, y enfatizando nuestras posibilidades como país, a partir de nuestra diversidad cultural. Ahora bien, dicho en pocas palabras, el estudio de la historia supone un gran compromiso ya que es más que el simple acto de conocer y saber acerca del pasado. Al contrario de lo que se cree, la historia no es una disciplina muerta: los hechos que nos han marcado en el pasado son permanentes objetos de revisiones, así como de debate público y académico.

En este sentido, los docentes debemos ser conscientes del papel que desempeñamos ya que muchas veces el agrado o no de la materia impartida depende de las estrategias que utilicemos. La educación venezolana tradicional, en su enseñanza de la Historia de Venezuela se limitaba a la memorización de fechas, nombres, batallas, dejando de lado el proceso social que existe detrás de cada acontecimiento, respondiendo, además, a una visión capitalista que nos adoctrinó al consumismo y a “aprender” lo que garantizara su continuidad, la mayoría de los docentes (sin ser conscientes de ello) eran el “producto” de libros que “lo tenían todo”, por lo tanto, “no era necesario” pensar para armar sus propios programas o por lo menos, cuestionar lo que se les imponía. Durante mi praxis docente, he podido constatar con profunda preocupación la resistencia que sienten algunos de nuestros jóvenes hacia el estudio de la Historia de Venezuela, lo que ha supuesto un enorme reto, viéndome “obligada” a indagar, investigar, analizar, buscar constantemente estrategias innovadoras que nos permitan LIBERARNOS del yugo del facilismo representado en el mero cumplimiento de un programa escolar, por ejemplo, siempre que comienzo un nuevo año escolar, hago las siguientes preguntas a mis estudiantes: ¿Han escuchado hablar de la Batalla de Carabobo?, ¿Dónde se desarrolló?, ¿En qué año fue?, ¿Quién la comandó? (todos responden mecánicamente), luego les pregunto ¿creen ustedes que si la Batalla de Carabobo se hubiera desarrollado en los Andes venezolanos tuviera el mismo nombre y características?, ¿Por qué?. Estas simples preguntas me sirven de introducción a un mundo nuevo o casi inexplorado por ellos, ya que implica ir más allá de lo evidente o tradicional, significa analizar y entender cómo pensaban los hombres y mujeres de esa época, los motivos que tuvieron para emprender tan noble gesta, las consecuencias que esta trajo, sus incidencias en nuestra realidad actual. El Enfoque Geohistórico, cuyo máximo representante en la República Bolivariana de Venezuela es el Prof. Ramón Tovar, nos permite practicar la intra, inter y transdisciplinariedad, es decir, engranar el estudio de varias disciplinas para dejar de “parcelarlas” y así entender que el espacio geográfico define muchos de los acontecimientos históricos, el comportamiento de los ciudadanos y viceversa. Gran parte de las dificultades que actualmente padecemos como sociedad, provienen de ese abandono de nuestras raí- ces, debemos dejar de ser indiferentes al mundo que nos rodea, pues como decía Simón Bolívar El Libertador “Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza”, en la medida que cada día más venezolanas y venezolanos (sin importar edad, credo, condición social) se concientice del momento histórico que estamos viviendo, dejaremos de ser manipulados por los intereses imperiales y defenderemos nuestra soberanía, continuando así la lucha emprendida por nuestros hermanos originarios y valoraremos las maravillas que están contenidas en este espacio geográfico que llamamos PATRIA.

ROSAIRA GÓMEZ

Visto 18 veces
Templates by BIGtheme NET