Jueves, 12 Octubre 2017 12:56

Elecciones y Democracia

La República Bolivariana de Venezuela desde hace 2 décadas aproximadamente vive un profundo proceso de transformación en todos los ámbitos de la sociedad, el artículo 2 de nuestra Carta Magna establece que somos un Estado Democrático, Social de Derecho y de Justicia y desde el mismo preámbulo de esta propugna como valores fundamentales la paz, justicia, libertad y define la preeminencia de los derechos humanos; pero esto no siempre ha sido así, en recuerdos más próximos está el hecho de los abusos de poder, nepotismo y corrupción asfixiante que sufrimos en época de la IV República cuando el “disparen primero y averigüen después” era el pan nuestro de cada día. Hace poco más de 20 años nuestro panorama era totalmente sombrío, el pueblo estaba sumido en la ignorancia que solo le convenía a las cúpulas que ostentaban el poder político, quienes reservaban para sí los grandes privilegios que los recursos patrios proveían, la inversión social era considerada un desperdicio y solo entregaban las migajas del inmenso caudal de riquezas que producíamos. En lo electoral, los barrios y sectores populares eran visitados cada 5 años, para reiteradamente prometer lo que en realidad le pertenecía a los humildes y luego de obtener el voto ingenuo y esperanzado los volvían a olvidar, era todo un gran círculo vicioso en el que los más desposeídos eran los que menos obtenían. En ese contexto, aparece la figura de Hugo Chá- vez, un militar, un ciudadano común y corriente que irrumpió en la vida pública asumiendo responsabilidades en cadena nacional y a partir de su llegada al poder político hace énfasis muy especial en dar voz a los individuos y a las comunidades, cuyas opiniones, anhelos y aspiraciones rara vez hallaban eco o atención en los mecanismos tradicionales de la democracia representativa que hasta ese momento imperaban. La sociedad venezolana comenzó un proceso de transformación que aún se mantiene, las decisiones son tomadas en asambleas de ciudadanos y ciudadanas, en elecciones de voceros y voceras o en referendos que incluso puede revocar mandatos ineficientes. Actualmente nuestro país está a punto de celebrar una nueva elección, las mayorías decidirán pensando en la paz, los intereses estratégicos de la nación y la importancia geopolítica que tenemos en el mundo. El pueblo humilde sabe que la ruta de la violencia, el terrorismo, la mentira y la guerra económica no son la vía para avanzar en la consolidación del poder popular, reconociendo que existen fallas, que hay muchas cosas que debemos mejorar, “herencias” que superar. El pueblo es sabio y paciente, estamos construyendo el sistema de gobierno que nos brinde la mayor suma de felicidad social, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política, como lo pronunciara El Libertador Simón Bolívar el 15 de febrero de 1.819. Es imperativo desarrollar la conciencia, estudiar la historia, saber de dónde venimos, dónde estamos y sobre todo planificar hacia dónde queremos ir, siempre pensando en los intereses colectivos, dejemos de lado las apetencias personales y avancemos en la consolidación de esa democracia participativa y protagónica que nos brinda la posibilidad de dirigir nuestros destinos de forma soberana

 

 

ROSAIDA GÓMEZ

Visto 11 veces

BTtwitter01BTfacebook01BTinstagram01BT youtube 01BT issuu 01

Edición del Día

  • PUBLICIDAD 01
  • PUBLICIDAD 01-02

Nº de Visitas

01345281
Templates by BIGtheme NET